Saltar al contenido
MELANOMA.BLOG

Pruebas Diagnósticas para el cáncer de piel tipo Melanoma

pruebas diagnósticas para el cáncer de piel tipo melanoma

Si tras observar su piel vd observa una zona o formación anormal. O bien le parece que con el criterio Melanoma ABCDE un lunar antiguo puede estar convirtiéndose en melanoma. Debe acudir a su médico o dermatólogo con el fin de que diagnostiqué con exactitud el proceso. Es decir le diga con claridad si es un melanoma o no y además le ofrezca datos sobre su posible propagación.


Anamnesis (historial médico) y Examen Clínico

La anamnesis o recogida de datos en su historial clínico es con toda seguridad el primer paso, que todo médico realizará en su diagnóstico. En está anamnesis el médico le preguntará sobre datos como:

  • Edad
  • antecedentes familiares
  • Labor profesional que realiza
  • Se interesará también sobre posibles factores de riesgos a los que vd se haya sometido. Por ejemplo antiguas quemaduras de piel por el sol, si ha tenido previamente otro melanoma, etc..
  • Además le preguntará sobre cuando apareció la señal o marca en la piel, etc..

Examen Clínico

La parte principal de todo examen clínico consiste en la observación detallada de la piel. Posiblemente mediante el uso de una lámpara de Wood. En este examen observará:

  • La forma, textura y posibles cambios en la coloración de la zona afectada.
  • Verá también si la zona en si sangra o ha sangrado recientemente, supura o se descama.
  • También le examinará por otras partes de su cuerpo, en búsqueda de lunares anormales o manchas.
  • Sú médico le palpará también los ganglios linfáticos más próximos a la zona de la piel afectada, en la ingle, la axila o el cuello. La finalidad de esta palpación es detectar una posible dilatación de estos ganglios que estaría indicando la posible llegada a ellos de células tumorales del melanoma.
  • Es posible que si durante el examen de la piel, su dermatólogo observa algo especialmente anormal. Quiera mejorar la observación mediante el uso de la Dermatoscopia  o microscopía de epiluminiscencia (ELM) con un potente foco de luz, que el especialista coloca sobre la zona a observar para mejorar el detalle.

Biopsia de Piel

Ante la posible sospecha de que una alteración en la piel pueda tratarse de un melanoma. Es muy probable que su médico quiera coger una muestra de dicha zona, para un análisis anatomopatológico posterior. La técnica que se utiliza para recoger una muestra de piel con dicha finalidad se denomina Biopsia.

Hay muchos tipos de biopsias. La forma en la que se realiza una determinada biopsia dependerá de:

  • El tamaño de la zona afectada
  • Su localización
  • Profundidad del melanoma

De cualquier manera y con independencia de la técnica utilizada para la biopsia. Debe vd. ser consciente de que se trata de un proceso quirúrgico, y por lo tanto que se realiza mediante el uso de una anestesia como mínimo local. Y que como muchos procesos quirúrgicos es habitual que tras su realización quede en su piel una cicatriz. Por lo tanto es importante que pregunte a su médico sobre las posibles secuelas de la biopsia, así como por el propio proceso de la biopsia y su proceso de recuperación posterior.

Biopsia por Raspado o Tangencial

Como su nombre indica, consiste en raspar con un bisturí la superficie sospechosa. Con el fin de recoger células de la parte más superficial. Durante este tipo de biopsia es normal que la piel sangre. Esta pequeña hemorragia se detiene con un ungüento o bien con un bisturí eléctrico que cauterice la salida de sangre.

La biopsia de raspado se utiliza para diagnosticar muchas enfermedades de la piel. Y en el caso de los melanomas es muy útil para recoger muestras de lunares con riesgo bajo de melanoma.Este tipo de biopsia se utiliza especialmente cuando no se tiene una certitud sobre si el problema es o no un melanoma.

Si el médico ya tiene claro que se trata de un melanoma, no utilizará este tipo de biopsia. Ya que no dará información sobre la profundidad a la que le melanoma a llegado en la piel. Y el grosor de un melanoma es un factor clave para definir su patogenicidad.

Biopsia por Punción

Se trata de un tipo de biopsia realizada con un aparato similar a un cortador de galletas. El cual tiene unos bordes de corte afilados y con capacidad de giro sobre su eje vertical. Se asemeja (salvando las distancias) a un sacacorchos. Donde en este caso el corcho extraído sería la muestra de piel, incluyendo parte superficial y profunda. Que posteriormente se remitirá para su estudio.

Biopsia por Incisión o Escisión

Son dos técnicas de Biopsia que puede utilizar su médico, para acceder a fragmentos de tejido profundo. Es decir para llegar a tumores que en su crecimiento han llegado a zonas bastante profundas de la piel.

Biopsia por Escisión

Es un tipo de biopsia donde se extirpa todo el tumor entero, más unos márgenes alrededor del mismo de piel aparentemente normal. Es sin duda el tipo de biopsia más completa y que más información aporta a los patólogos sobre los melanomas sospechosos. Aunque por desgracia no siempre se puede realizar.

Biopsia por Incisión

Es un tipo de biopsia donde solo se extrae una parte del tejido sospechoso de ser un cáncer de piel.

Estos dos tipos de biopsias por lo general se realizan en centros hospitalarios, en condiciones de máxima asepsia. Son biopsias que precisan del uso de un bisturí que corte en profundidad. En la cirugía se extraera una porción de piel relativamente grande en forma de cuña. Tras la biopsia el paciente requerirá una sutura con aplicación de puntos.

Biopsias Ópticas

Es un nuevo tipo de biopsia conocido también como Microscopía Confocal de Reflectancia (MCR), una técnica que permite observar la piel a cierta profundidad sin necesidad de hacer ningún tipo de corte.


Biopsias del melanoma que se ha Diseminado en Ganglios y otros Órganos

Ocurre en algunas ocasiones, cuando las células cancerosas del melanoma han llegado hasta los vasos sanguíneos y linfáticos. Que sea preciso realizar una biopsia en zonas alejadas del punto inicial donde apareció el melanoma.

Lo más habitual al ser el primer lugar de propagación es hacer una biopsia del ganglio centinela o primer ganglio de la cadena ganglionar más próxima al punto de inicio del melanoma. Y que en primer lugar llegan las células tumorales.

El problema de este tipo de biopsias para melanomas ya diseminados. Es que en pocas ocasiones suele ser un sistema para detectar que tipo de cáncer padece un paciente ya que:

  • Algunos melanomas se diseminan tan rápido a ganglios u órganos diana (melanoma de cerebro, melanoma de pulmón etc) que mientras se están diseminando el melanoma inicial sigue siendo extremadamente pequeño y apenas llamar la atención.
  • En otras ocasiones este tipo de biopsias se ve superada por métodos como la tomografía de alto contraste (TAC), que detecta las células tumorales incluso antes de que se detecte el melanoma.
  • Ocurre también que ciertos cánceres tanto de pulmón como de cerebro. Se descubren tiempo después de que se extirpe el melanoma. Haciendo difícil encontrar una relación entre ambos.
  • Además resulta muy complicado discernir si un cáncer en un determinado órgano tiene su origen en el melanoma de piel, o bien es un cáncer propio del órgano en cuestión.

Hoy día además en el laboratorio a partir de las muestras de una biopsia. Se puede determinar si el cáncer es de tipo melanoma. O bien se trata de otro tipo de cáncer de piel. Algo de vital importancia en el tratamiento posterior.

Por último conviene recordar que las biopsias de órganos profundos. Son mucho más complejas de realizar que las biopsias de piel. Requiriendo para ello de un quirófano y equipo quirúrgico adecuado. Ya que se trata de una intervención  quirúrgica importante.

Biopsia por aspiración con aguja fina

Se trata de un tipo de biopsia que más que para realizarse sobre un posible lunar sospechoso. Se realiza para hacer una toma de muestras, de algún ganglio que se encuentra próximo a la zona sospechosa. Con la finalidad de detectar células cancerosas del melanoma en dicho ganglio.

Se trata de una prueba muy sencilla que ni siquiera suele precisar anestesia local. Se realiza con una jeringa y una aguja muy fina de diámetro capilar muy inferior a las agujas para extracción de sangre. Si el ganglio a inspeccionar está debajo de la piel el médico se ayudará de su mano izquierda (si es diestro). Para fijarlo entre sus dedos y guiar con más facilidad la penetración de la aguja en su interior.

Si por el contrario el ganglio es más profundo o se precisa de una toma de muestra en algún órgano como por ejemplo el pulmón. El médico se ayudará de una tomografía de contrate (TAC) para ir guiando a la aguja.

El principal problema de las biopsias por aspiración. Es que no puedan coger el tejido suficiente como para poder ser analizado en el laboratorio. Requiriéndose en dichas ocasiones de algún tipo de biopsia más invasiva.

Biopsia Quirúrgica por Escisión de los Ganglios Linfáticos

Consiste en extirpar completamente un ganglio que se encuentra agrandado. Mediante una escisión en la piel o corte. Si el ganglio se encuentra en la piel, suele bastar con una anestesia local para extraer el ganglio. Si por el contrario el ganglio es profundo puede precisarse una sedación del paciente o incluso en algunos casos anestesia general.

Este tipo de biopsia se realiza cuando previamente la biopsia por aspiración , no consiguió una muestra representativa. O bien debido a que el claro aumento del ganglio, indica que el melanoma ya se desplazo hasta allí, aunque no se haya hecho previamente aún una biopsia por aspiración.

Biopsia del Ganglio Linfático centinela

Cuando se diagnostica un melanoma y este manifiesta algunas características de su riesgo o malignidad. Es decir que por ejemplo es un melanoma grueso y profundo, o que sangra y duele. A menudo se realiza una biopsia del ganglio linfático centinela con el fin de saber si el melanoma se ha propagado hasta los ganglios linfáticos adyacentes.

El ganglio linfático centinela es aquel ganglio perteneciente a la cadena ganglionar. Dónde se vierte la linfa recogida desde la zona del melanoma. A cuyo parénquima llegan en primer lugar las células cancerosas. O lo que es lo mismo el ganglio linfático centinela es el primer ganglio afectado de melanoma en una determinada cadena ganglionar.

El hecho de llamarles centinela, es debido a que son los que en primer lugar nos avisan de la llegada de células cancerosas a los ganglios.

La biopsia de un ganglio linfático centinela es un proceso complejo que consta de dos etapas principales:

El primer paso es identificar que ganglio es el centinela dentro de una determinada cadena ganglionar. Para ello se inyecta un isótopo radiactivo en el área del melanoma y se espera unos minutos a que difunda. Posteriormente con una cámara especial se observa en que ganglio o ganglios el isótopo se acumula.

Posteriormente se lleva al paciente a quirófano y en la misma zona donde se inyecto el isótopo, se inyecta una sustancia colorante azul. Esta sustancia permite que al realizar la incisión el cirujano detecte visualmente los ganglios que debe extirpar

La ventaja que ofrece esta técnica es que si en el ganglio centinela ya no se detectan células cancerosas. No es preciso seguir extirpando ganglios de la cadena ganglionar. Si por el contrario la presencia de células cancerosas en el ganglio centinela resulta positiva. Lo más recomendable es practicar una extirpación del resto de ganglios de la cadena ganglionar. Para su posterior análisis a microscopio.


Pruebas de Laboratorio con las Muestras de Biopsias

Las muestras recogidas de una biopsia se envían a un laboratorio de anatomopatología. Donde unos especialistas denominados anatomopatólogos determinan mediante una serie de técnicas la naturaleza de las muestras celulares recibidas. Dentro de los anatomopatólogos se distinguen un grupo de especialistas conocidos como dermopatólogos especializados en el estudio de las alteraciones que sufren las células de la piel.

Este grado de especialización, en cuanto a la formación de este tipo de médicos. Se hace con el fin de que puedan reconocer a simple vista la naturaleza cancerígena o no de una célula. Si con el examen visual no es suficiente, se pueden utilizar una serie de pruebas para confirmar o no la naturaleza tumoral o no de las células estudiadas. Dichas técnicas son:

  • Inmunohistoquímica (IHC)
  • La Hibridación in situ con fluorescencia (FISH)
  • Hibridación Genómica Comparada (CGH)
  • Perfiles de Expresión Genética (GEP)

Una vez el resultado y la confirmación de melanoma es positivo. El especialista buscará añadir a su diagnóstico, algunas características como son el grosor del tumor o su índice mitótico (número de células en división). Con el fin de determinar con mayor exactitud en que estadio se encuentra el melanoma.

Pruebas para cambios genéticos

Son pruebas que se realizan para averiguar si en las células del melanoma recogidas en la biopsia. Existen alteraciones o mutaciones genéticas en determinados genes como el gen BRAF. De hecho casi la mitad de todos los melanomas, presentan la mutación BRAF. Pero la importancia de detectar la mutación BRAF, no es solamente por cuestiones diagnósticas. Sino que además algunos medicamentos contra el melanoma solo funcionan si se tienen las mutaciones BRAF. De ahí que se trate de una prueba importante para determinar las opciones de tratamiento.

Hay también otro tipo de pruebas para detectar cambios en otros genes como el C-KIT, relacionado con la aparición de melanomas en las palmas de las manos y las plantas de los pies.


Diagnóstico de Melanoma por Imágenes

Los estudios por imágenes son muy útiles para detectar la propagación del melanoma hacia ganglios linfáticos alejados y órganos diana. Consisten básicamente en el uso de técnicas como los Rayos X, los campos magnéticos y mediante el uso de sustancias radiactivas que ingeridas por vía oral, nos dan una imagen de determinados órganos internos.

Estos estudios por imágenes no son necesarios para el caso de melanomas en etapas muy tempranas o con poca probabilidad de propagación. Una gran aplicación que si se les suele otorgar a los estudios del melanoma por imágenes es el de servir como herramienta de seguimiento del tratamiento administrado. Así  como para prever posibles situaciones de recaída o recidiva del melanoma.

Radiografía de Tórax

Aunque es un método algo desfasado, ya que el TAC ofrece mayor nitidez de resultados. La radiografía se sigue utilizando por ejemplo para ver si el melanoma se ha extendido hasta pulmones.

Ecografía

La Ecografía o imágenes por sonido, es una técnica utilizada especialmente para observar de cerca posibles cambios en los ganglios. Que se encuentran más próximos al melanoma.

Tomografía Computerizada (CT Scan)

La tomografía computerizada CT scan utiliza rayos X para crear imágenes con gran detalle del cuerpo. Se diferencia de la Tomografía normal, en que es capaz de obtener imágenes de tejidos blandos como los de órganos internos como el pulmón o el hígado. De esta manera se pueden observar no solo los ganglios linfáticos agrandados. Sino que también la posible presencia de melanoma en los órganos internos.

A parte este tipo de biopsia se utiliza también para guiar a la aguja que ha de tomar una muestra determinada en algún órgano en concreto.

Imágenes por Resonancia Magnética Nuclear (RMN)

Las RMN utilizan ondas de radio e imanes muy potentes para conseguir imágenes detalladas de zonas del cuerpo de difícil acceso. Así por ejemplo son útiles para evaluar la presencia y crecimiento del melanoma por ejemplo en el cerebro o la médula espinal.

Tomografía por emisión de positrones

Se trata de un tipo de diagnóstico en el que se bombardea con positrones al órgano en cuestión que se desea observar. Y al que previamente se le ha hecho llegar por ingestión oral una solución azucarada con un isótopo ligeramente radiactivo. De esta forma se consigue una imagen con mayor detalle de la posible expansión del melanoma en el órgano a estudio.


 Análisis de Sangre

Los análisis de sangre no son por si mismos una herramienta de diagnóstico del melanoma. Aunque si sirven para valorar en el caso de los melanoma más avanzados, los resultados del tratamiento. Lo más habitual consiste en medir los niveles del enzima lactato deshidrogenasa antes del tratamiento. Si el melanoma se desplaza a partes del cuerpo muy distantes del punto inicial. Los niveles de esta enzima suelen aumentar indicándonos de forma indirecta un incremento en la dificultad del tratamiento.

Otra analítica frecuente en sangre. Consiste en hacer recuentos sanguíneos  y de química sanguínea. Con el fin de evaluar el correcto funcionamiento o no de la médula ósea.


¡¡ Gracias!!

Summary
Pruebas Diagnósticas  🧡 para el cáncer de piel tipo Melanoma
Article Name
Pruebas Diagnósticas 🧡 para el cáncer de piel tipo Melanoma
Description
Son muchas las ✅pruebas diagnósticas para el cáncer de piel tipo melanoma ✅pero aquí te las contamos las más actuales.
Author
Publisher Name
MELANOMA.BLOG
Publisher Logo